La Navidad encierra una serie de tradiciones que en la mayoría de hogares se cumple cada año. Una de las tradiciones más convencionales de la fe Cristiana para estas fiestas es la “Corona de Adviento”. En las iglesias suelen encender una vela cada domingo durante las cuatro semanas previas al día de la Navidad. Es de aquí que la gente recoge está costumbre y las traslada hasta sus casas. En este post conoceremos más acerca de este bonito adorno.

Significado de la Corona y Velas de Adviento

El origen de la Corona de Adviento, no está bien definido, pero se sabe que los rituales paganos solían añadir el encendido de velas en una corona para representar la esperanza del retorno del sol a mediados de invierno. Durante el Medioevo, los cristianos adaptaron esta costumbre antigua y la juntaron con la celebración de la Navidad. Las primeras religiones en aceptar formalmente la Corona de Adviento fueron la católica y luterana.

La corona de Adviento se compone de unas ramas verdes que significan vida eterna. El círculo hace alusión al amor continuo e infinito de Dios, que no tiene inicio ni final; así como la inmortalidad del alma.

Significado de la Corona y Velas de Adviento

Las velas de colores que acompañan este símbolo, son cuatro. Cada una representa un domingo previo al día de la Navidad. Comúnmente tres de las velas eran de color púrpura y una rosa. La última vela es de color blanco y va al centro de la corona y esta se prende en la víspera o el día de Navidad.

El origen de la vela rosa, parte de la tradición del Papa de regalarle a alguien una rosa en el cuarto domingo de Cuaresma, antes de pascua para “advertir” el tono sombrío de la estación. Antes de convertir la navidad en una comercialización masiva; el tiempo de adviento era considerado también un tiempo solemne. Como la costumbre de la rosa era parte del tercer domingo de Adviento, la tercera vela pasó a hacer rosa también.

Las variaciones de las velas en la Corona de Adviento tienen diferentes interpretaciones, muchos piensan que las velas significan: Esperanza, Amor, Alegría y Paz. En algunos hogares suelen encender la vela rosa el último domingo antes de la Navidad en vez del tercero. Otros emplean cuatro velas todas del color púrpura. Sin embargo no cabe duda que adornar nuestro hogar a la espera de la Navidad, con nuestra corona de Adviento hará más intensos los días previos a tan bonita celebración.

¿Necesitas más información?