Yerba Mate: Características, ¿Para qué sirve?, Contraindicaciones y Cultivo

La Ilex paraguariensis también conocida como yerba mate, hierba mate, yerba de los jesuitas o yerba del Paraguay es una especie arbórea neotropical. Se trata de una planta originaria de América del Sur, específicamente oriunda de las cuencas del Alto Paraná y algunos afluentes del Río Paraguay.

Yerba Mate: Características, ¿Para qué sirve?, Contraindicaciones y Cultivo

Características

Se trata de un árbol perennifolio de hasta 15 metros de altura en estado salvaje. Tiene un fuste recto y cilíndrico, de hasta 30 centímetros de diámetro, recubierto de una fina corteza acanalada. Sus ramas brotan en ángulo recto, dando lugar a una copa apicada.

Las hojas son de color verde oscuro, alternas, obovadas, con el margen dentado y miden aproximadamente 11 cm de largo x 5 de ancho.

Las flores son simples, pequeñas, polígamas, de color blancuzco.

Sus frutos son de color rojo.

Propiedades

El mate contiene xantinas, que son alcaloides como son la cafeína, así como estimulantes tales como la teofilina, y la teobromina.

Tiene propiedades diuréticas, estimulantes del sistema nervioso, digestivas y antiinflamatorias.

Beneficios

La yerba mate tiene un importante valor medicinal pues se encarga de reducir la presión arterial así como actuar contra la fatiga mental.

No produce ni adicción, ni nerviosismo, ni insomnio.

Consumo

De sus hojas y ramas, secas y molidas se prepara la famosa infusión del mate, popular en Paraguay, Argentina, Uruguay, Chile, Bolivia y Brasil.

En base a la planta también se prepara el tereré, bebida tradicional de los jesuitas guaraníes.

Contraindicaciones

El abuso de la yerba mate puede ocasionar disrupción hormonal (sobre todo en mujeres), taquicardias, arritmias, insomnio, gastritis o reflujo gástrico.

Cultivo y Cuidados

La yerba requiere temperaturas tropicales y una elevada humedad en el ambiente, así como frecuentes precipitaciones. La temperatura óptima es de 20 °C, aunque también soporta las heladas y es muy tolerante a la sombra.

El suelo debe ser ligeramente ácido, arenoso o arcilloso, de textura fina o media.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.