Los techos de material metálico están generalmente destinados a lo que es espacios de gran tamaño o también fábricas, adaptándose estéticamente de mejor manera a estas finalidades. Existen diversas características que deberíamos tomar en cuenta al respecto, por ejemplo es común que exista la posibilidad de que estemos haciendo referencia a estructuras de acero en vez de un techo exactamente metálico, lo cual ayuda a poder resistir grandes pesos y resulta más fácil de poder edificar con relación a otros materiales y técnicas. Sobre la estructura de metal puede utilizarse cualquier material que el arquitecto crea conveniente.

Techos de Metal: Techos Frios y Rigidos

Otra alternativa común es aquella que busca equiparar la frialdad y rigidez del metal con el ambiente natural, ideando estructura que cubran la mayor parte del recinto pero dejando amplios espacios para ventanales para que de este modo la luz del día puede traspasarse y darle un modo de iluminación mucho más natural. Aparte hay que tener en cuenta que el metal exige generalmente una decoración en tonalidades frías, lo cual se debe gracias al color que comúnmente llega a tener este mismo o bien a la frialdad que comúnmente uno asocia mentalmente cuando piense en sus características.

¿Necesitas más información?