Muchas veces nos provoca mirar el cielo o disfrutar de la brisa y la naturaleza desde nuestro espacio, nuestra casa; pero no es algo que podamos hacer fácilmente: la mayoría de casas están diseñadas para generarnos la sensación de que estamos “dentro” y que nos sentimos seguros, tratando de desaparecer lo exterior. Los techos corredizos son elementos que nos permiten tanto apreciar el cielo nocturno o recibir los rayos solares directamente, como resguardarnos de lo exterior y sentirnos en casa.

Techos Corredizos: Techos Deslizables, Movibles y Ventilados

El uso de techos corredizos tiene muchas ventajas. En primer lugar, está el punto de vista estético-decorativo: una vista nocturna del cielo en una reunión en casa puede ser muy elegante; o un patio lleno de flores con la luz solar ingresando directamente se ve muy colorido. La segunda ventaja de usar techos corredizos es que ayudan a regular la temperatura o resguardar la zona de fenómenos climáticos. Por ejemplo, si el techo corredizo se pone en el ambiente de la piscina, puede protegerla de caídas de granizo o lluvias. También puede usarse para conservar la temperatura en los invernaderos o para permitir una ventilación natural. Los techos corredizos, asimismo, permiten aislar el ruido exterior.

Techos Corredizos: Techos Deslizables, Movibles y Ventilados

Los techos corredizos son de fácil instalación. El material que se emplea en su construcción es muy resistente: vidrio y policarbonato. Hay varios sistemas para operar la apertura del techo corredizo. Estos pueden funcionar automáticamente o manualmente. Los techos corredizos pueden venir de hasta 3 módulos y sus aperturas pueden ser de hasta 75 grados. Se pueden instalar en zonas como pasadizos, jardines interiores, piscinas, terrazas e inclusive se puede experimentar poniendo los techos en zonas como la cocina o la sala, pero solo en aéreas seleccionadas y estratégicas, de modo que, por ejemplo, el área permita ilumine toda la sala en el verano.

¿Necesitas más información?