La arquitectura surrealista encausa la imaginación en la realidad a través de edificios y obras con geometría y volúmenes imposibles.