Los sillones son pieza fundamental de toda decoración dentro del hogar es por ello que su ubicación puede darse en cualquier ambiente de la casa. Existen muchos modelos de sillones los cuales se ajustan al estilo de decoración que quieras darle a tu espacio. Uno de estos modelos es el famoso sillón orejero, que es un asiento estructurado dotado de un estilo tradicional que se ve reflejado en una silueta distintiva donde destaca como detalles las orejas que se erigen desde los brazos del asiento y se unen al respaldo. De esta manera le da un toque diferente al apoyabrazos.

Sillones Orejeros: Butacas Clásicas y Cómodas con Brazos y Respaldar

Por esta razón hoy aprenderás a ubicar tu sillón orejero en uno de los lugares adecuados para su uso, es decir, el comedor; pues no existe una razón para limitar a este mueble a ser usado solo en la sala. Sin duda es posible también poner alrededor de la mesa de comedor, sillones orejeros que le darán un toque más original.

Lo primero que haremos es medir la altura de la mesa del comedor (el promedio es de 66 a 76 centímetros), y luego la del sillón orejero. El tamaño promedio de estos es de 40 centímetros o más desde el piso. La silla del comedor ideal debe contar con un asiento que esté a unos 45 centímetros del piso y es con la que trabajaremos.

Sillones Orejeros: Butacas Clásicas y Cómodas con Brazos y Respaldar

Si ya tienes las medidas anotadas y aún no te cuadran a la altura de la mesa puedes usar adquirir un cojín para asiento que tenga la misma medida y anchura que el cojín del sillón orejero. Procura escoger uno bien resistente que tenga alrededor de 5 centímetros de espesor, pues lo que queremos lograr es que tenga unos 45 centímetros en total del suelo.

El cuidado de tu cojín orejero es muy importante y para ello es aconsejable que compres un producto protector de tela en aerosol; de esta manera lo ayudaremos a resistir el tiempo y las manchas, pues al estar en el comedor será más vulnerable debido a la comida que se sirve.

Si solo cuentas con un sillón orejero intenta colocarlos a la cabeza de la mesa, así se acentuará la diferencia hacia las demás sillas destacando a la persona que se siente en ella.

¿Necesitas más información?