La seguridad siempre ha sido una de las razones que no ha llevado a elegir el material indicado para proteger nuestra casa. Una de las formas más adecuadas de cuidar el frontis de nuestro hogar son las rejas con mallas que son cerramientos de metal pesado, muy consistentes, fuertes, rígidos, robustos, resistentes, durables e inoxidables.

Rejas con Malla: Rejas con Metal Desplegado

Existen diversos modelos de rejas con mallas, las hay de diverso espesor, tamaño, espacios de abertura del tramado, flexibilidad, etc. Todo depende de nuestro gusto particular, del nivel de seguridad que necesitemos y claro está, del presupuesto con el que contemos.

Rejas con Malla: Rejas con Metal Desplegado

Las rejas con mallas son óptimas para cerramientos, puertas y portones tanto en hogares, edificios, locales comerciales, fábricas, terrazas, balcones, bordes de escaleras, entre otros.

Una de las características del metal desplegado es que la malla metálica está formada por una solo pieza de chapa de hierro, es decir no lleva ninguna soldadura ni costura.

Rejas con Malla: Rejas con Metal Desplegado

También hay que tener en cuenta que cuanto más espesor de nervios menos flexibilidad de material. Asimismo, las distancias de la abertura de los rombos varían y según más grande sea la luz dejada por el tramado mejor visibilidad y menos sensación de encierro se tendrá.

Rejas con Malla: Rejas con Metal Desplegado

Rejas con Malla: Rejas con Metal Desplegado

¿Necesitas más información?