Un jardín zen no guarda las mismas apariencias que uno común, razón por la que debes pensarlo dos veces en caso de buscar crear uno de estos en tu hogar, notarás que existen algunas cuantas reglas a seguir al respecto, las cuales serán la base para su realización.

Jardines Zen: Jardines con Arena y Rocas

Para iniciar, los jardines zen no manejan plantas y pasto del mismo modo que cualquier otro ya que lo que predomina es un ambiente seco donde el principal material de decoración estética es la arena y las rocas, lo cual va a crear un ambiente de imagen árida antes que cualquier otra cosa.

Jardines Zen: Jardines con Arena y Rocas

Lo que pasa con los jardines zen es que buscan crear un ambiente relajado para los monjes, ideando una estética de completa calma que más podría parecer un escenario. La arena y rocas deben ser instaladas en el espacio con un perfecto orden y sin presencia de bultos o desniveles, razón por la que es común que cada día se rastrille para conseguirlo. El uso de plantas pequeñas sirve para crear áreas de contraste, dando una mayor idea de elegancia ambiental así como apreciación hacia los ambientes vacíos.

Para poder decorar un poco más se recurre a piedras talladas, pequeños árboles o surcos de agua posicionados estratégicamente.

¿Necesitas más información?