La Gerbera, conocida también bajo el apelativo de Girasol Africano, es una bella planta que suele ser utilizada para finalidades fundamente estética debido a la gran belleza que presenta. Lo que llega a destacar al respecto es la presencia de sus grandes flores, las cuales pueden presentarse en distintos colores en su cuerpo completo, siendo así que pueden ser tanto blancas, amarillas, naranjas, rosas o rojas. Por la presencia de estos colores cálidos bien se le puede considerar como una alternativa digna de verano, aunque claro, en pleno invierno también podrían marcar la diferencia por su imagen tan en contra del clima presente.

Gerbera: El Girasol Africano

Para poder tener estas grandes flores decorando en tu jardín debes tener en cuenta los cuidados al respecto, siendo así que lo primordial es contar con un terreno que tenga la tierra suelta ligera y con amplia profundidad para que las raíces gruesas que posee puedan expandirse. Es necesario que en la etapa de crecimiento de la planta se le otorgue de dos a tres riegos durante el día, lo cual es muestra de la atención que hay que tenerle en esta etapa suya. Con el tiempo el riego puede aligerarse, y en relación al sol es bueno que no se sobreexponga a su presencia ya que puede ser contraproducente.

¿Necesitas más información?