El proceso de pintar una puerta es realmente sencillo que se puede realizar siguiendo algunos consejos básicos.

Lo primero que debemos hacer es preparar la puerta, es decir, quitarle el marco, bisagras y la manija de la cerradura. Una vez hecho esto, debemos quitar las capas de pintura, quitar los desperfectos con una lija. Utiliza un paño para eliminar las partículas que restan del lijado. En caso exista presencia de agujeros y grietas, puedes arreglarlos con la ayuda de una pasta de madera.

¿Como Pintar una Puerta?

Antes de empezar a pintar la puerta, debemos darle una capa de imprimante para que la pintura pueda adherirse mejor. Una vez que el imprimante ha secado, empecemos pintando la puerta con pintura acrílica de látex o pintura a base de aceite. Con la ayuda de una brocha debemos iniciar el pintado de la puerta desde los bordes. Luego debemos pintar la puerta desde la zona superior, siguiendo la veta de la madera. Una vez que terminamos con la primera capa de pintura, debemos dejar secar, y si notamos que la puerta necesita un retoque, entonces volvemos a realizar el proceso para la segunda capa de pintura.

Finalmente debemos pintar el marco, y una vez que seque, tenemos que instalar la puerta con la cerradura incluida.

Es recomendable pintar las puertas durante un día soleado para que la pintura seque más rápido.

¿Necesitas más información?