Los ventiladores de techo son ventiladores verticales que cuentan con aspas en posición horizontal, lo cual da la posibilidad de que el aire vaya hacia abajo. Este tipo de ventiladores son sumamente utilizados en habitaciones donde no hay espacio disponible en las paredes o el piso. Instalar un ventilador de techo no es una tarea muy difícil y puedes hacerlo tú solo(a).

¿Como Instalar un Ventilador de Techo?

Una de las mejoras que se pueden realizar en nuestro hogar y que quedan pendientes hasta un momento de inspiración es colocar un ventilador de techo en alguno de sus ambientes. El principal motivo de que posterguemos este proyecto, que puede acometerse muy rápidamente, es el uso de electricidad. Si ese es el caso, recomendamos utilizar un probador de circuito, que permitirá verificar, después de haber bajado el interruptor general de electricidad, si aún fluye en las conexiones que se van a manipular.

Una vez asegurado este aspecto sólo podría hacer falta un par de lentes protectores y una escalera para mayor comodidad. Se van a requerir naturalmente para esta instalación un kit de ventilador de techo, una caja eléctrica de metal, pinzas pelacables, conectores para cables, cinta aislante, un destornillador y un taladro con destornillador y broca.

¿Como Instalar un Ventilador de Techo?

Si la pared más larga de la habitación no pasa de los 3 metros y medio, lo aconsejable será conseguir un ventilador de 70 centímetros o menos. Y si la pared más larga tiene más de 4 metros es posible utilizar un ventilador de aproximadamente un metro de largo.

El primer paso es montar una caja eléctrica adecuada para el ventilador; puede ser necesario reemplazar la que ya esté instalada con un soporte extensible, fijándolo en el techo (usando el taladro) con tornillos y arandelas de seguridad. Y los siguientes pasos dependen de las instrucciones del fabricante de cada ventilador, pero por lo general se procede a acoplar las partes del mismo, en el suelo para mayor comodidad, primero la carcasa del motor, la base, el vástago y alguna otra pieza más del acabado, pasando los cables a través de ellos y asegurando las partes con los pasadores de conexión, de chaveta y los tornillos. Luego hay que elevar la unidad hacia el techo, conectando los cables del ventilador a los de retorno y cubriéndolos con cinta aislante. Finalmente los cables se guardan en la caja eléctrica, se asegura la base al techo y se instalan las aspas del ventilador.

Disfrutar del aire fresco al interior de nuestro hogar con un ventilador instalado por nosotros mismos nos ofrecerá la satisfacción de haber ahorrado la visita del electricista y hasta un 20% en consumo de electricidad debido al aire acondicionado.

¿Necesitas más información?