El aglomerado melamínico es un material artificial hecho de partículas de madera (aserrín) prensado y cuya parte exterior se recubre con duras láminas decorativas llamadas melamina. Se ha convertido en un material comúnmente usado en la fabricación de muebles. Y es que, a comparación con otros materiales, su uso provee de muchas ventajas, aunque también desventajas. Lo cierto es que cada vez el mercado de roperos y closets, sea por practicidad o precio, se inclina más a su utilización.

Closets y Roperos de Melamina

Una de sus más importantes ventajas radica en el precio: es mucho más barato hacer un ropero de melamina que de madera ya que en su fabricación se utiliza los residuos provenientes de serrar. Su instalación es también barata en comparación con el mueble. Al ser la superficie láminas impregnadas no permite la acumulación de bacterias y microorganismos que si se podrían hallar en superficies porosas.

Asimismo, se puede limpiar fácilmente con paños húmedos y agua o, también, con líquidos especiales; por lo que se puede decir que es un material muy higiénico.

Por otro lado, su superficie es muy resistente a comparación con la de la madera que, al ser un material más fino, se puede dañar por el uso. La melamina es un material altamente resistente a los cambios de temperatura. No obstante, con el paso del tiempo la lámina de melamina puede llegar a despegarse o pueden brotar ampollas de aire con lo cual se tiene que hacer un mantenimiento especial.

Closets y Roperos de Melamina

Otra de las grandes ventajas de hacer un ropero de melamina es la amplia gama de diseños que posee que pueden emular las texturas y colores de maderas muy finas. Hay muchos acabados que pueden amoldarse a diversas temáticas, lo que es ideal para decorar cuartos de niños ya que pueden personalizarse colores y formas.

¿Necesitas más información?