Almohadones para Sillones

Al momento de adquirir un sillón nuevo debemos fijarnos en todos los detalles y no solo en la forma, estilo o tela, pues tomarse un tiempo para revisar las formas de los almohadones también es importante. La mejor forma de un almohadón para sillón dependerá de qué tan a gusto te sientas con el acolchado. Y en este post revisaremos algunas formas de almohadones que puedes tomar en cuenta para tu mueble nuevo.

almohadones sofas2

En primer lugar están los almohadones de espuma que son fabricados como opción estándar o vienen por defecto en la compra de tu sillón. Se pueden confeccionar de acuerdo a pedidos especiales, pero esto tiene un costo adicional. Estos almohadones suelen ser rellenados con espuma de alta densidad que siempre regresa a su forma original cuando no estás sentado en el sillón. Una densidad alta significa mayor “memoria” de la espuma.

También existen almohadones con resortes para los que gustan de los asientos firmes, ya que éstos poseen una cadena de resortes cubiertos por una carcasa de espuma de alta densidad. La carcasa está cubierta de relleno. Algunos fabricantes pueden incluir este tipo de almohadones por defecto, sin embargo el presupuesto para tu sillón se elevará un poco más de lo pensado. Los almohadones con resortes son ideales para las personas que tienen problemas en la espalda.

Almohadones para Sillones

También tenemos los almohadones de formas bajas y mezcladas que son un relleno mucho más suave, pues al momento de sentarse te hundes dentro de ellos. Ninguna opción se encuentra libre de mantenimiento y debes mover los almohadones regularmente para que éstos no se aplanen. Por general son una opción mejorada que suelen ser comprados por separado pues no es muy común encontrarlos como estándar. Algunos le llaman “mezcla baja” o “plumas bajas”.

Por último las formas de almohadón bajo y con resortes se encargan de combinar la suavidad de lo almohadones bajos con el apoyo y resistencia de los almohadones con resortes.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

  1. Y si no encontramos el almohadón que nos guste, siempre nos quedará comprar una tela económica y divertida que combine con los colores del sillón, y buscar a alguien que nos la pueda coser a otro almohadón antiguo, o comprar espuma con la densidad a nuestro gusto. Color es alegría.
    Enhorabuena por el blog, tenéis consejos muy interesantes.